lunes, 4 de abril de 2016

La imagen del pájaro que se poso sobre sus rodillas.

Y al mirar las constelaciones de nuevo, estos ojos ya no tenían la facultad de ver, permanecieron abiertos y bien plasmados ante la sutil idea de mi alma.
No inventamos nada, todo es copiado.
Le dije a mi amigo que escuchaba la música de todo el universo.
Verlo contagiado de felicidad queriendo imitar su verdadera voz que llegaba lejos hacia los pocos que lo esperaban.

Quiero ver y escuchar, 
sin estos sentidos contagiados por la inmundicia, soy dueño de lo que hago y aveces digo que no inventamos nada.

Mi amigo se ríe y desaparece su voz  viajando a través de las constelaciones, no puedo escucharlo solo tengo la facultad de poder verlo una y otra vez
Y él me escucha cada vez que canto formando parte de este universo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...